Hacia un manejo sustentable de nuestros bosques

6 Septiembre, 2009. Archivado en categoría:

              No contar con un plan de manejo no sólo provoca la desforestación progresiva, sino que también deteriora la calidad de nuestros bosques. Por otra parte, usar leña verde contamina más y calienta menos que la leña seca. SIn embargo, son pocos los que cuentan con un Plan de Manejo Forestal en nuestra comuna, y son menos aún los productores y comerciantes de leña que se preocupan de secarla y que aspiran a ofrecerla certificada.

            “En este momento la comuna se encuentra en un nivel medio de conservación de los bosques nativos. Las zonas con acceso bueno o medianamente limitado han sido sobreexplotadas, con la concentración en maderas rojas como Tepú y Ulmo, así como también de Luma. Esta explotación selectiva o “floreo” ha generado un detrimento en la calidad de los árboles remanentes, ya que se dejaron sólo aquellos individuos menos sanos y vigorosos. Por lo tanto, el mal manejo ha deteriorado la calidad del bosque y de sus funciones principales: generación de oxígeno, reservorio de animales e intercepción de aguas, entre otras”, describe Carlos Bustos, Ingeniero Forestal de la ONG Forestales por el Desarrollo del Bosque Nativo.

            Hace un año y medio que este profesional está trabajando en la comuna en convenio con la Municipalidad de Hualaihué, en el marco del Programa de Asistencia Técnica Forestal a Comunidades Campesinas. Actualmente hay 52 propietarios inscritos para sacar adelante sus planes de manejo, lo que representa un significativo avance.

            Contar con un plan de manejo forestal no sólo es importante para evitar multas por parte de la CONAF, sino que para “asegurar la permanencia de masa boscosa en cada predio, en la comuna, en el país. Y no sólo por “fundamentalismo verde”, sino que para que el recurso pueda seguir siendo aprovechado por las futuras generaciones: hijos, nietos, etc.”, explica Carlos Bustos.

            La Cooperativa de Colonos de El Manzano, los pioneros

            En cuanto a la certificación de leña, sólo hay una iniciativa en la comuna, la de la Cooperativa de Colonos de El Manzano, agrupación conformada por 20 socios que están en proceso de obtener su certificación. “La importancia de esto es fundamental, porque junto con conservar los bosques, disminuir la contaminación y la evasión de impuestos, los propietarios obtendrán mayores ingresos al vender un producto de muchísima mejor calidad”, acota Carlos Bustos.

            En el sitio web www.lena.cl se puede obtener más información acerca del proceso de certificación, el que tiene múltiples estándares y beneficios. Por ejemplo, para obtener la certificación se debe cumplir con toda la normativa vigente, la leña debe provenir de un bosque con plan de manejo, y debe tener un contenido de humedad inferior al 25%. A cambio, el comerciante obtiene un sello de certificación que le permite diferenciarse de su competencia y puede vender a un mayor precio en relación a comerciantes no certificados, recuperando los costos de la certificación a través de mayores ventas.

            “Nosotros empezamos con esto hace varios años, primero por un tema de negocio, para sacarle un mejor precio al producto, luego por el medio ambiente, por todo el asunto de la contaminación… A futuro la idea es que nuestros hijos y nietos sigan trabajando con el bosque, pero de una manera sustentable en el tiempo, es decir, que si sacamos también plantemos, esa es nuestra formación”, expresa Miguel Alveal, presidente de la Cooperativa de Colonos de El Manzano.

            Actualmente están en el proceso de acopio y secado de la leña, para lo cual levantaron un galpón en el km 82 de la Ruta 7. Apenas tengan la certificación comenzarán a vender el producto, lo que debería suceder pronto. “Nosotros estamos trabajando con madera blanca (Coigüe, Canelo, Tepa), esas maderas que nunca se han vendido pero que a partir de ahora sí van a vender porque nosotros las vamos a ofrecer secas, cumpliendo todas las normas”, agrega Miguel Alveal.

            Carlos Bustos añade que, efectivamente, “el futuro de la leña en la comuna es la broza o mezcla de maderas blancas debidamente seca (menos del 25% de humedad). Además de quedar más, es una leña que, siendo más barata, calienta igual o mejor que la leña húmeda. Por ejemplo, Canelo seco, a 25% de humedad, calienta lo mismo que Luma húmeda a 50% de humedad. Si eso lo traducimos a dinero, para obtener la misma cantidad de calor se necesitan 7,5 varas de leña tradicional y 4 varas de leña certificada. Por lo mismo, es vital para el futuro de la comuna que se invierta en galpones cerrados para aumentar el valor de la leña, cortando así menos árboles”.

            El profesional concluye que, si bien históricamente se ha hecho un manejo insustentable de los recursos en el sur de Chile, “estamos en el punto justo en el cual aún quedan bosques poco intervenidos que dan la posibilidad de manejarlos adecuadamente, así como de recuperar los que han sido sometidos a una fuerte presión antrópica (humana)”.

            Por eso es tan importante que, si somos productores de leña, nos hagamos asesorar por un Ingeniero Forestal calificado que confeccione un buen plan de manejo acorde a cada situación boscosa, que es justamente lo que busca el convenio entre la ONG Forestales por el Desarrollo del Bosque Nativo y la Municipalidad de Hualaihué. Esta ONG depende de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (www.bosquenativo.cl), que cuenta con un Capítulo Llanquihue, especialmente interesado en los temas de la Región.

Comentarios de los usuarios