Lanzan Fondo Concursable para financiar iniciativas productivas sustentables de comunidades cercanas a áreas protegidas de la región

3 Enero, 2013. Archivado en categoría:

Con la presencia de autoridades nacionales y regionales, encabezados por el Subsecretario de Medio Ambiente, Ricardo Irarrázabal, y el Intendente (s) de la región de Los Lagos, Francisco Muñoz, y la participación de representantes de organizaciones rurales  e indígenas, se llevó a cabo el lanzamiento del “Programa de fortalecimiento de iniciativas sustentables en zonas de amortiguación en áreas silvestres protegidas, Región de Los Lagos”, iniciativa liderada por el Ministerio del Medio Ambiente y el Sistema regional de Áreas protegidas (GEF SIRAP).

En la actividad  -que se desarrolló en Sala de gabinete de la Intendencia Regional, en Puerto Montt-  se entregaron detalles de la iniciativa que cuenta con un financiamiento FNDR por $240 millones y que espera financiar, mediante un fondo concursable, proyectos de aproximadamente 100 familias, lo que da un total aproximado de 500 beneficiarios directos.  El objetivo del programa es apoyar iniciativas productivas sustentables que permitan a la población aledaña a las Áreas Protegidas obtener recursos sin impactar la biodiversidad de los parques y reservas.

La iniciativa fue alabada y calificada como pionera en Chile, pues es primera vez que fondos regionales son destinados para proyectos que apuntan a conservar la biodiversidad y potenciar el desarrollo de las comunidades que viven en zonas aledañas a Parques y Reservas Nacionales.

En este sentido, el Subsecretario del Medio Ambiente, Ricardo Irrarázabal, expresó que con estos fondos regionales concursables, se buscar resolver parte de las problemáticas de las áreas protegidas que tienen relación con su periferia, en las denominadas zonas de amortiguación. “Trabajar en estos lugares es clave para que la protección del área protegida no se vea afectada por las actividades productivas desarrolladas en sus fronteras. Por eso mediante este proyecto, queremos incentivar que las actividades que se desarrollen en zonas aledañas al área protegida sean sustentables y permitan a las personas generar recursos sin dañar el medioambiente”, precisó Irrarázabal.

En la Región de Los Lagos, existen 11 unidades pertenecientes al Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas (SNASPE). Ellas abarcan una superficie patrimonial de más de 793 mil hectáreas, que corresponden aproximadamente a un 20% de la superficie total de bosques de la Región. Estas unidades se distribuyen en 6 parques nacionales, 3 reservas nacionales y 2 monumentos naturales; las cuales reciben sobre 400 mil visitantes por año.

Edgard Wilhelm, Seremi del Medio Ambiente Región de Los Lagos, afirmó que la iniciativa se orientó principalmente a cuatro parques nacionales y una reserva (Parques Nacionales Alerce Andino, Puyehue, Chiloé y Hornopirén, además de la Reserva Nacional Llanquihue), con la finalidad de “complementar el trabajo en estas zonas protegidas, con las acciones de los vecinos, ya que la idea es convencer a la comunidad de que si las zonas de amortiguación son bien manejadas, los mismos vecinos serán los que se ocuparan de los Parques. La zona de amortiguación, es un  concepto que por primera vez incorporamos en la región, mediante la experiencia de trabajo del Proyecto SIRAP, iniciativa financiada por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) y administrado por el Programa de las Naciones Unidas (PNUD),  por eso queremos potenciar estas actividades para que puedan perdurar en el tiempo”, detalló la autoridad.

Por su parte el Director Regional de Sernatur, Fernando Ortuzar, valoró la importancia que han adquirido los conceptos de  zonas de amortiguación, pues  “nos permite empezar a cambiar la concepción de las personas que consideran estos lugares como grandes paños de tierra y hectáreas vacías, donde no hay gente”. En ese mismo sentido, agregó que  el turismo requiere de personas para poder prestar servicios y del beneficio que se genera al apoyar la conservación desde las actividades que cotidianamente realizamos, ya que “si bien las personas nos visitan por el entorno natural que tenemos, el contexto cultural, patrimonial, la historia y los valores productivos de los lugares, son también una razón fundamental para que la gente venga, se entretenga y aprenda conociendo formas de vida en un país como el nuestro” manifestó.

COMUNIDADES Y EMPRENDIMIENTOS SUSTENTABLES

La experiencia internacional en materia de conservación, destaca la importancia de preocuparse de lo que sucede en el territorio inmediatamente adyacente a las áreas protegidas, lo que se conoce como Zona de Amortiguación.

Uno de los problemas que enfrentan quienes residen en estos lugares, es la escasa diversificación de las actividades  productivas, tendiendo a que el bosque nativo  sea  el recurso más explotado, lo que se realiza de manera no sustentable, sin un adecuado manejo, ni incorporación de valor agregado, con el consiguiente daño a la biodiversidad del área protegida.

No obstante lo anterior, en los últimos cinco años las iniciativas productivas sustentables se han ido diversificando y aumentando.  A la tradicional cabaña para alojamiento, se han sumado actividades como la apicultura, la gastronomía en base a productos locales, del bosque y hortalizas, viveros para reforestación con bosque nativo, agricultura orgánica, entre otras. De esta manera el área protegida se ha transformado para muchas habitantes de la zona de amortiguación en una oportunidad de desarrollo y los habitantes de esta zona se han transformado para el área protegida en “guardianes” de su biodiversidad.

Carlos Parra, Presidente de la Agrupación Apícola del Estuario del Reloncaví, señala que que será muy beneficioso para las personas poder participar de este proyecto pues “nosotros como vecinos colindamos con el Parque Nacional Alerce Andino, y a través del GEF SIRAP, fuimos beneficiarios de una sala de procesos de miel que nos ayudó a potenciar la producción apícola. Así como sucedió con nosotros, hay muchas oportunidades de obtener recursos para las ideas que tengamos como comunidad, así que hay que motivar a todos para que participen”, expresó.

El turismo rural y el ecoturismo son actividades que se han potenciado en los últimos años, y siempre asociado a las áreas protegidas. Es por esto que para la Presidenta de la Agrupación de Turismo Carretera Austral, Bernardita Igor, este Fondo Concursable “es una gran oportunidad como organización y microempresarios, ya que vamos a poder postular de manera más fácil, pues a quienes vivimos dentro de una zona de amortiguación a veces se nos hace difícil participar. Sin duda es una muy buena oportunidad para que podamos seguir creciendo y desarrollándonos, sin dejar de hacer lo que nos gusta y de paso, cuidando el medio ambiente” señaló.

Comentarios de los usuarios